FICHA TÉCNICA: Ruta de Caldera Blanca
Dificultad: Media. Muy pedregoso. Bajada técnica y rápida.
Tipo de recorrido: Circular.
Caminando (2 h): Uno de los paseos más conocidos de Lanzarote.
Corriendo (1 h 7 min): Recorrido técnico por lo pedregoso del terreno.
[route-map id=3045 params=1 topinfo=0 showtitle=0]
El recorrido: Entreno en desnivel con ambiente espectacular

Si nos lleváramos por el sentido común, haríamos este recorrido caminando, no corriendo, porque es incómodo al principio por las piedras y peligroso en la bajada de la caldera. Pero como no sólo de sentido común vive el hombre, si lo corremos debemos tener en cuenta que es imprescindible llevar zapatillas específicas de trail, a ser posible con suela bien gruesa, y muy estables de cara a la bajada.

Estamos en un recorrido ideal para una carrera corta pero intensa, o para un entreno en series largas de subida y bajada. Y, por supuesto, la ruta de Caldera Blanca es ideal para un paseo familiar, donde poder disfrutar de unas vistas espectaculares sobre paisajes volcánicos, sintiendo que el tiempo se ha detenido para nosotros.

El coche se puede dejar en el parking habilitado al efecto, y justo delante comienza el pedregoso sendero que nos llevará a la caldera. No tiene pérdida porque es literalmente imposible salir del camino: el malpaís nos rodea. El sendero es una buena oportunidad para practicar nuestros reflejos y la fortaleza de tobillos, porque como hemos dicho es pedregoso.

En general durante el trayecto nos encontraremos con algunas bifurcaciones que a veces no son más que duplicaciones del camino de pocos metros de longitud. En cualquier caso, la pauta es coger siempre la opción de la derecha, excepto cuando pasamos el panel explicativo titulado “Rofes”, tras el cual veremos una desviación a la izquierda, que es el inicio de la subida a la caldera.

Lo mejor: Las vistas sobre Timanfaya desde la cima.
Rutas cercanas: Parque Natural de Los Volcanes.

 

Fotos: Patrick Müller [instagram.com/patrickams]