Dificultad: Media. La subida puede hacerse dura en días de calor, y hay bastantes piedras sueltas.
Lo mejor: El ambiente y las vistas. La posibilidad de combinar el ejercicio con el disfrute de una naturaleza espectacular.
Tipo de recorrido: De ida y vuelta.
Rutas cercanas: Volcán La Corona o Ruta circular por el norte.

 

El recorrido: Ambiente natural espectacular, exigencia física y sensación de desconexión

Los primeros habitantes de la pequeña isla vecina de La Graciosa, que eran humildes pescadores, utilizaban el ahora denominado Camino de Los Gracioseros para traer a los pueblos del norte de Lanzarote el pescado, que intercambiaban por verduras, o cualquier otro alimento, en los pueblos del norte de Lanzarote.  Este es el motivo del nombre de este hermoso recorrido.

Camino de los Gracioseros.

Para dejar nuestro vehículo tenemos una entrada empedrada a un aparcamiento cerca de Finca la Corona. En Google Maps podemos buscar este alojamiento rural, y justo al lado veremos señalizados tanto el aparcamiento, como el inicio del sendero.

Tras habernos recuperado de la impresión de las vistas, comenzamos bajando el acantilado de Famara, con un descenso de más de 300 metros de desnivel en un kilómetro de distancia. El Camino de Los Gracioseros es una combinación de escalones, piedra y tierra suelta. Luego tenemos la parte baja del recorrido, llana, y en la que podemos escoger entre simplemente llegar a la playa (la opción del mapa, siguiendo recto en el cruce que nos encontramos), recorrer ésta hasta el final, o incluso ir más allá pasando las salinas campo a través. A la vuelta, obviamente tocará subir el desnivel bajado.

Fotos: Elena Polaina